Eres la visita...

viernes, 25 de noviembre de 2011

La mala educación, transexualidad y abusos

La Mala Educación es una película escrita y dirigida por Pedro Almodóvar que se estrenó en 2004 y fue proyectada en muchos festivales internacionales de cine como Nueva York, Toronto, Moscú, Cannes o Estados Unidos. La Mala Educación no es una película autobiográfica como se pensó en el momento de su estreno, sino que Almodódovar, como en muchas otras ocasiones es un fiel defensor de los derechos LGTB y por ello esta película trata con gran interés el tema. El reparto está encabezado por Gael García Bernal, Fele Martínez, Javier Cámara o Lluis Homar, entre otros.
La Mala Educación está ambientada en Madrid de 1980. Narra la historia de Enrique, un director de cine que recibe la visita de un actor en busca de trabajo, que afirma ser su compañero de colegio y primer amor. Se trata de Ignacio, su compañero, de nombre artístico Ángel, que le lleva una historia llamada “La Visita” sobre ambos durante sus años en el colegio católico y los abusos físicos y sexuales que sufrieron por parte del padre Manolo.
En dicha historia aparecen tres personajes del colegio años después, cuando son adultos. Enrique es un joven padre de familia e Ignacio se ha convertido en Zahara, un travesti drogadicta que imita a Sara Montiel en un club nocturno. El relato está contado desde el punto de vista de Zahara y el encuentro ficticio de los tres personajes termina de manera trágica.
Enrique desconfía de Ignacio al ver que éste es diferente de cuando era más joven. Cuando viaja a Galicia para visitar a la familia de Ignacio descubre que el verdadero Ignacio lleva cuatro años muerto y que fue su hermano pequeño el que se personó en la oficina de Enrique.

Las actuaciones en esta película, especialmente de Gael García Bernal, son muy creíbles. Los dos principales protagonistas se meten de lleno en el papel de dos homosexuales, uno de ellos además transexual. En algunos casos el comportamiento de ciertos personajes, como Paca o Paquito (Javier Cámara) –metido en la piel de un transexual que acompaña a Zahara al internado donde ésta estuvo de pequeña para conseguir dinero del padre Manolo–, hacen que la película sea más fácil de digerir y más divertida. Unos  de los aspectos que hay que destacar independientemente de la actuación de los actores y de la trama argumental es la banda sonora, con una voz del Ignacio de pequeño que pone los pelos de punta. Asimismo, en esta película aparece el “cine dentro del cine”, un tema que ya ha aparecido en otras películas del director manchego como ¡Átame!.

Sin duda, la expectación y las ganas de verla aumentan por dos motivos: por ver el tratamiento de la religión y el abuso a los niños, una temática bastante actual durante el último año y por reinterpretar la sociedad de Madrid en el año 1980. Esta es una muchas películas que llevan el sello Almodóvar, donde aparecen temas propios de la filmografía del director como son los homosexuales, las drogas o los líos.

Reacciones:

1 colores:

Alain Garrido dijo...

No es de las mejores de Almdóvar, ni mucho menos, pero esta demasiado infravalorada. Es una gran historia, con un guión más redondo que sus últimos trabajos, pero con una dirección coja esta vez. Los actores, todos, magníficos.

La verdad es que la mayoría de filmes de él, sirven para poner las cosas en su sitio y aunque algunos quieran ver vulgaridad, horterismo y ridiculez, nada es más lejos de la realidad.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes