Eres la visita...

lunes, 14 de noviembre de 2011

Matrimonio homosexual en Francia

Este fin de semana hemos podido leer en diferentes medios de comunicación que en la localidad de Cabestany, en Francia, se ha casado una pareja homosexual. Este acto no tiene ningún tipo de validez legal, ya que no hay ninguna ley aprobada que permita el matrimonio entre personas del mismo sexo, pero aún así ha tenido gran polémica.

Claude Greff, la secretaria de Estado de Familia del gobierno de Nicolas Sarkozy, ha mostrado su indignación por la boda. Ha dicho que es una “provocación en vísperas de elecciones”, que se celebrarán dentro de un año. También ha criticado que la boda la haya llevado a cabo Jean Vila, el alcalde de Cabestany, diciendo que “es inaceptable usar el poder dado a un cargo público para violar la ley”.  

Sin embargo, Vila se ha defendido diciendo que “prohibir el matrimonio homosexual es negar la realidad de miles de parejas homosexuales. Esta decisión de unir a estas dos personas es para mí un acto de indignación y rebelión ante la negativa de las autoridades a legitimar tales uniones”.

Con este hecho se abre el debate en Francia sobre si hay que aprobar la ley de matrimonio homosexual. En principio, todo apunta a que el año que viene se produzca un cambio de gobierno y puede que entonces los socialistas sí que aprueben la ley.

Viendo lo que pasa en Francia no podemos obviar lo que pasa también en España, ya que el tema también está generando mucha polémica. Hace justo una semana, se produjo el cara a cara entre Rubalcaba y Rajoy. El candidato socialista insistía al conservador que retirara el recurso contra la ley del matrimonio homosexual que presentó en 2005 al Tribunal Constitucional.

Después de la insistencia de Rubalcaba, el candidato del PP acabó diciendo que esperará a la resolución del Constitucional. Y recordó que en su programa electoral ya incluía la propuesta de aprobar las uniones de hecho entre las personas del mismo sexo, citando como ejemplo otros países europeos (en Dos manzanas pudimos leer un interesante artículo sobre las falsedades de ese argumento).

Eso es discriminar. Conlleva a diferenciar las personas por razón de orientación sexual, en vez de integrarlas con las demás. Pero lo más grave de todo, es violar uno de los derechos fundamentales: la libertad. Entonces, dado que todos los ciudadanos no pueden tener los mismos derechos, que no tengan las mismas obligaciones tampoco, ¿no?

La diferencia lleva al conflicto y al odio, no resuelve nada. El único camino aceptable es la tolerancia, llamar las cosas por su nombre (#sellamamatrimonio), aceptar que la sociedad es diversidad, forma parte de su constitución y, además, la enriquece.

Reacciones:

0 colores:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes