Eres la visita...

viernes, 2 de diciembre de 2011

Philadelphia


La película explica la historia de Andrew Beckett (Tom Hanks), un abogado que se ve obligado a esconder su homosexualidad y, concretamente, que está contagiado por el SIDA. Los jefes de su bufete se enteran y lo despiden. Entonces Beckett decide demandarlos por despido improcedente, pero ningún abogado quiere defender su caso.

Entonces encuentra a Joe Miller (Denzel Washington), que primero se nos presenta como una persona homófoba y muy poco tolerante (por ejemplo, hay una escena que está hablando con su mujer sobre la homosexualidad y él comenta que no le parece natural. Ella le dice que su tía es lesbiana y entonces él, bromeando, le dice a su hija, que no tiene ni un año, que no se acerque a ella). Pero ve cómo Beckett es acosado en la biblioteca cuando el gerente le pide que se vaya a otra sala más apartada de todo el mundo “para estar más cómodo”. Ahí se da cuenta de que se está llevando a cabo una injusticia y decide actuar.

A lo largo de la película veremos a Joe Miller que luchará y defenderá su caso. Puede que su ideología y sus creencias sobre la homosexualidad no hayan cambiado, puede que siga sin entenderlo, sin estar de acuerdo, pero aún así defenderá a Andrew Beckett, que ha sufrido acoso y ha sido discriminado por su orientación sexual.



La homosexualidad se presenta de un modo muy realista, sin estereotipos, como algo de lo más normal, como realmente es. Y el trato del SIDA también es muy correcto, aunque la época en que se ambienta el film, los años 80, se veía la enfermedad como el “cáncer homosexual”, que se aceptaba que fuera la enfermedad de los gays por su “vida pecaminosa”, en la película no se apoya en absoluto estos argumentos (totalmente falsos).

Con esta conmovedora película, se puede ver que los homosexuales y los enfermos de SIDA pueden defender sus derechos, que deben vivir dignamente, que el acoso y la discriminación por razón de orientación sexual o enfermedad es intolerable. Hay que evitar la creación de un estigma, debemos integrar los enfermos en la sociedad, ya que no son culpables de su enfermedad. Pero también es básica la información y la prevención para evitar el contagio.

Aquí hay una de las escenas más brillantes de la película, más dramáticas y más impactantes. Andrew Beckett dará una importante lección a Joe Miller sobre la vida, la pasión y humanidad, escuchando La Mamma Morta de Maria Callas:

Reacciones:

1 colores:

Alain Garrido dijo...

La encontré demasiado sensiblera y una americanada de cabo a rabo. Lo más destacable son sus interpretaciones.

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes