Eres la visita...

miércoles, 26 de octubre de 2011

Homosexualidad y acoso escolar, más común de lo que parece

«¿Es que Romeo y Julieta tienen que ser necesariamente un hombre y una mujer para que la escena del sepulcro se produzca de una manera viva y desgarradora?» Federico García Lorca, El Público



En el mundo del adulto, la adolescencia es vista como la época ‘más difícil, conflictiva y temida’ por la mayoría de padres y madres. Las familias a menudo inducen sus miedos y prejuicios a esos niños que se convierten en adultos durante unos cuantos años en los que surgen todo tipo de dudas. Cuando un hijo adolescente habla de homosexualidad, lo más habitual es pensar que aún no se ha decidido, o que está confundido, o que decir que 'eso' está de moda. Cuando en realidad en la mayoría de los casos, la etapa adolescente es cuando se manifiesta con más pureza y con más fuerza el deseo afectivo hacia personas del mismo sexo.

No obstante, lo cierto es que con el paso de los años las familias están progresivamente más concienciadas de la importancia de un elemento clave para los adolescentes: la comprensión de sus padres. Lo cual no significa que esa comprensión se convierta en control o limitación de su autonomía como personas. Pero, ¿qué ocurre cuando, además de adolescente, un joven cuenta a sus padres que se ha enamorado de otro chico? Ese control se vuelve feroz. O puede volverse en el sentido contrario: ignorancia y rechazo. ¿Situaciones tópicas? Quizá sí, o más bien diríamos situaciones tan habituales que ya nos suenan a normales. 

Según el informe Jóvenes LGTB 2009, de la Federación Estatal de Gays, Lesbianas, Transexuales y Bisexuales, (FELGTB), un 22% de los jóvenes LGTB ha sufrido violencia en el interior de su familia. Otros datos del informe muestran que el 47% de los/las jóvenes encuestados considera negativa la actitud de su familia con respecto a su homosexualidad/transexualidad. Un 48’2%, la de su centro educativo. Y es que un 52% de los jóvenes sienten acoso en el entorno escolar.

Amalia tenía 13 años cuando un compañero descubrió un papel intercambiado con su mejor amiga. En el papel había escrito un ‘te quiero’, y la chica se ganó el apodo de la tortillera o la comecoños durante los años sobrantes en la escuela. Vivió con el miedo de contar a sus padres que las otras compañeras la encerraban en el baño, le daban empujones e insultos y pintaban su nombre, porque sabía que, en lugar de condenar esos abusos, le harían preguntas. Caso similar el de Miguel, un chico de 16 años del que todos se apartan en el instituto a grito de ‘¡no os agachéis!’, aunque a él en ningún momento se le ha ocurrido ni mirar a ninguno de sus compañeros.

Son sólo dos tipologías de casos que se viven actualmente en muchos centros escolares. Los datos de un informe del COGAM hablan por si solos. Un 41% de los chicos entre 11 y 19 años dice que se cambiaría de asiento o se sentiría incómodo si supiera que su compañero de clase es homosexual. Además, uno de cada cuatro jóvenes asegura sentir asco cuando ve a dos gays demostrando su afectividad, y tan sólo la mitad apoya la homosexualidad. A pesar de las transformaciones legales por las que ha luchado siempre la comunidad gay, lesbiana, bisexual y transexual para, precisamente, dejar de ser una comunidad discriminada, la juventud actual sigue teniendo prejuicios.

Datos de la Federación Estatal de Gays y Lesbianas (FELGTB) evidencia que los adolescentes siguen siendo víctimas de acoso verbal con insultos y bromas, hasta físico con palizas a la salida del instituto. Para llevar a cabo la concienciación en el ámbito educativo, las dos asociaciones más importantes del país lo tienen muy claro:

  • Formación del profesorado en atención a la diversidad afectivo-sexual.
  • Desarrollo de investigaciones que muestren el estado exacto de la situación en todo el Estado Español.
  • Implementación del proyecto “Construyendo la igualdad”, de intervención en las aulas y apoyo al sistema educativo desde el voluntariado LGTB.
  • Realización urgente de una campaña contra la homofobia y la transfobia en el ámbito escolar.
  • Incorporar en la legislación como causa de maltrato la no aceptación de la orientación sexual o la identidad de género de los/las hijos/as. 
¿Qué opináis?

Más información en:

Cogam - educación
FELGTB - jóvenes

Reacciones:

7 colores:

Pimpf dijo...

Yo opino que pasar de un rechazo emocional a la homosexualidad es una cosa y pasar al acoso por razón de sexo es ya muy fuerte, aunque todo viene de costumbres de tiempos anteriores, todo se puede cambiar con el tiempo, a pocos, ahora la cosa no es tan grave como antes (sin quitar la gravedad de cada caso), y se ha avanzado mucho, lo cual es para al menos alegrarse. Luego está la intimidad de las personas, con la que también hay que contar pero ese es otro tema. Más cultura y más comprensión, por eso, entre la familia el rechazo es mayor, por cuestiones de afecto. Supongo.

Bicos ricos

el Arcoíris Libre dijo...

Por supuesto. El rechazo emocional es mucho más común que el acoso, afortunadamente, pero en muchos casos es el primer paso de una situación peor. Muchos jóvenes callan lo que sufren por miedo a qué pensarán sus padres, que a menudo son los últimos en enterarse de lo que realmente ocurre. La intimidad debería respetarse mucho más, y precisamente es el respeto lo que falta, junto con la comprensión, como bien has dicho. Gracias por tu comentario ;)

It's not a phase dijo...

Malauradament hi ha molts casos com els que exposeu, en que un noi o una noia homosexual és discriminat per la resta de companys, sobretot a l'etapa adolescent. Últimament han sortit molts casos, sobretot als Estats Units, d'adolescents que no poden aguantar la pressió de la societat i acaben amb la seva vida. Són casos aparentment molt extrems, sí, però la discriminació que han patit és la que ha creat una societat tan "avançada" com la nostra. Per sort també hi ha molta gent disposada a recolzar a totes les persones que ho necessiten. Un exemple és la campanya It Gets Better, no sé si la coneixeu! (http://www.itgetsbetter.org)

Ens agrada molt el vostre bloc! ;)

el Arcoíris Libre dijo...

Sí, hem anat consultant les notícies dels EUA, la suposada 'societat avançada' però realment molt conservadora. Gràcies per la info de la campanya i per passar per aquí :)

Anónimo dijo...

Tengo 16 años y quiero decirles a mis padres que soy bisexual pero no sé cuando decirselo, me ayudais???

el Arcoíris Libre dijo...

Hola, gracias por tu pregunta, sabemos que es una decisión difícil. A tus 16 años realmente aún es pronto para arriesgarte, no porque pensemos que no estés convencido/a de tu bisexualidad - porque eso es algo que se sabe dentro de cada persona - pero quizá es pronto para afrontar la reacción de tus padres, sobretodo por el dolor que puede causarte.

La reacción depende mucho de cada familia. En nuestra opinión, todos los padres deberían aceptar la orientación sexual de sus hijos, pero a menudo no es así. Nuestro consejo es que primero aceptes tu mismo/a tu bisexualidad, la vivas libremente, y cuando quieras mantener una relación con una persona, en el caso que sea de tu mismo sexo, ya darás explicaciones a tus padres si es necesario.

Por ahora, tu bisexualidad es algo muy íntimo que puedes compartir con tus amistades o las personas con las que tengas algo, pero si te da miedo contárselo a tus padres, no tengas prisa porque no estás obligado/a a hacerlo ;) vívelo, eres jóven y decides tú.

Anónimo dijo...

Oye,como se mantienen relaciones sexuales entre chicas?? Es que soy una chica bisexual... Me ayudáis?? Muchisimas gracias!!! ;)

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes