Eres la visita...

viernes, 21 de octubre de 2011

La moda de juzgar

Existen marcas y diseños exclusivos fruto de la complicidad entre dos diseñadores, en algunos casos, pareja en la vida real. Tal es el caso de Victorio&Lucchino o Dolce&Gabbana, que presentan modelos una temporada tras otra gracias a la imaginación y creatividad entre ellos, que al ser pareja sentimental, mejoran la complicidad.

Desgraciadamente, en ocasiones, estos diseñadores ven que su vida profesional queda eclipsada por la personal, ya que han confesado abiertamente y  de manera oficial su homosexualidad.

Hoy en día no se conoce a Victorio&Lucchino de manera separada, sino que han ganado popularidad por diseñar colecciones juntos temporada tras temporada. Son una pareja abiertamente homosexual desde hace muchos años, pero parece ser que hay grupos de gente que aún consideran este hecho como un caso extraño. Según la portavoz de los diseñadores, éstos fueron obligados a dejar su cargo en la cofradía de la Hermandad de San Esteban por haber contraído matrimonio y haber formalizado su relación. Por su parte, la cofradía negó esta afirmación y aseguró que fueron los propios modistos quienes decidieron dejar su función voluntariamente. Teniendo en cuenta que las personas que siguen estas tradiciones religiosas se basan siempre en unas creencias que permanecen altamente inalterables, es difícil que una persona creyente abandone sin más. A tener en cuenta que los diseñadores empezaron en es esta cofradía cuando aún no habían manifestado abiertamente su condición sexual.

Y lo mismo pasa con la otra pareja de diseñadores por excelencia, la formada por Domenico Dolce y Stefano Gabbana, creadores de la prestigiosa marca Dolce&Gabbana y pareja sentimental desde hace más de veinte años. Sus modelos y creaciones han llegado a pasar inadvertidos por su separación temporal en su vida personal, y muchos auguraron problemas en los diseños de Dolce&Gabbana porque a nivel sentimental estaban pasando por un mal momento hace aproximadamente unos cuatro años.

Es curioso ver cómo el mismo Stefano Gabbana declaró durante un desfile de Milán en conmemoración del XX aniversario de la firma que no puede aceptar el matrimonio homosexual porque es católico y cree que “una criatura es un hijo del amor entre un hombre y una mujer, si falta esa condición, el amor es injusto”, pero a continuación añadió que “es aún más injusto prescindir de una mujer para criarlo”. La sociedad juzga determinados comportamientos –como la homosexualidad– sin tener en cuenta que hay situaciones que se asemejan pero que juzgamos de manera más suave y sin prejuicios.

Los diseñadores homosexuales como Dolce&Gabbana o Victorio&Lucchino han saltado al mundo de la fama por sus diseños y su dedicación al mundo de la moda, de manera que su vida personal debería quedar en un discreto segundo término y el público no debería relacionar una crisis personal con una crisis profesional. ¿Acaso sus creaciones de moda están supeditadas a unos intereses homosexuales? De la misma manera que no cuestionamos la moda de los diseñadores heterosexuales según su vida sentimental, tampoco deberíamos hacerlo con los homosexuales. Si pedimos igualdad, cumplámosla.

Reacciones:

0 colores:

Publicar un comentario

Twitter Delicious Facebook Favorites More

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Facebook Themes